El dinero no puede comprarnos amor, pero si se cuenta con una billetera abultada, puede comprarnos memorabilia rockera bien copada. Un ofertante pagó la módica suma de 75 mil dólares en una subasta para quedarse con el cardigan que Kurt Cobain uso durante la última sesión de fotos de Nirvana. Además, y como yapa, sumó un plato descartable con un setlist escrito a mano.

Esa sesión de fotos fue realizada por el fotógrafo Jesse Frohman antes de la salida del disco In Utero -la última grabación oficial del trío- y se editaron en el libro «Kurt Cobain: la última sesión». Se iba a realizar en el Central Park de Nueva York, pero Cobain se descompuso unas horas antes y se movió al sótano del hotel donde la banda estaba hospedada. Kurt llegó descompuesto y pidió un balde para vomitar, en caso de que lo necesitara.

No es la primera vez que se subasta ropa del músico. En 2015, el cardigan verde que utilizó durante la grabación del legendario MTV Unplugged se vendió por 137 mil dólares en otra subasta. Al final, el que tiene plata hace lo que quiere.

Deja un comentario