Cómo manejar con calor y qué hacer para que el interior del...

Cómo manejar con calor y qué hacer para que el interior del auto se mantenga fresco

0

Atención: conducir con temperaturas elevadas es como hacerlo alcoholizado.

El verano llegó con todo a la Argentina y para esta semana se esperan temperaturas superiores a 35 grados. Esto significa que, en una hora de exposición al sol, en el interior de los autos pueden registrarse hasta 55 grados.

Según los especialistas, con el calor el conductor puede sufrir trastornos de atención y en su capacidad psicofísica del mismo modo que si estuviera alcoholizado.

Una temperatura de 30 grados en el interior del auto tiene efectos semejantes a un nivel de alcoholemia de 0,5 en un litro de sangre en cuanto a pérdida de capacidad para apreciar el entorno y reaccionar de una manera rápida y uniforme, concluyó un estudio realizado por el sitio español Autopista.

Cuando el habitáculo alcanza los 30 grados, los errores de conducción aumentan un 20 por ciento y los tiempos de reacción, un 22, afirma otra investigación realizada en Alemania, que asegura: “El riesgo de choque se incrementa a partir de los 24 grados”.

Consejos para manejar en días de calor

Hidratarse bien: antes y durante la conducción, se recomienda ingerir agua.

Evitar horarios picos, como el mediodía: siempre que se pueda, no exponerse a este momento del día.

No ingerir alimentos de altas calorías: aumentará la sensación de pesadez y somnolencia.

Usar ropa suelta, de tela liviana y clara: el conductor podrá sentirse más fresco.

No utilizar ojotas: son peligrosas para la conducción.

No abrir el techo solar: el auto debe circular siempre totalmente encapotado.

Programar paradas de descanso: ante síntomas de cansancio o en viajes largos, se recomienda detenerse, refrescarse y luego continuar.

Consejos para mantener el auto fresco

No estacionar al sol: siempre que se pueda, se recomienda dejar el auto a la sombra.

Colocar parasoles en parabrisas y luneta: son efectivos para aminorar el ingreso de los rayos solares al interior del vehículo. También ayudan a conservar en buen estado los materiales del puesto de conducción.

Usar protectores de volante: si el auto quedó expuesto al sol mucho tiempo, la temperatura del volante puede superar los 70 grados.

Dejar las ventanillas levemente abiertas al estacionar: permitirá la circulación del aire y, por ende, que baje el calor adentro del auto. Eso sí: aumenta el riesgo de robo.

Circular las primeras cinco cuadras con el aire prendido y las ventanas abiertas: si el auto quedó cerrado, se recomienda facilitar el cambio de aire de esta manera. Luego, subir los vidrios y dejar el aire encendido.

El truco japonés: parece gracioso, pero es altamente efectivo. Abrir y cerrar la puerta del acompañante unas cinco o seis veces antes de subir reducirá notoriamente la temperatura.

Fuente:TN

Articulos similares

Dejá tu comentario

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta