Este lunes 31 de diciembre Floyd Mayweather venció a Tenshin Nasukawa, campeón del kickboxing japonés, en un combate de exhibición que duró menos de tres minutos celebrado en el Saitama Super Arena.

El púgil tiró tres veces al nipón en el primer round y terminó la pelea rápidamente. El local terminó llorando en una esquina mientras el campeón mundial de boxeo reía y bailaba en la otra.

Apenas sonó la campana, Mayweather empezó a hacer un show de movimientos sin golpes para levantar a las más de 32 mil personas que estuvieron presentes. Pero, enfrente, Nasukawa estaba concentrado en golpear a su contrincante.

Con el correr de los segundos, «Money» se «cansó» de la seriedad con la que su rival se tomaba el combate y lo tiró a la lona con el primer golpe. El japonés entendió allí que no había posibilidades.

En 139 segundos, el norteamericano hizo pesar sus títulos mundiales y tiró al suelo tres veces al joven de 20 años que terminó llorando en una esquina del cuadrilátero mientras el árbitro detenía la pelea.

El estadounidense, que no se subía a un ring desde 2017, cuando venció a Conor McGrgregor, embolsó 88,2 millones de dólares, según informó el sitio Marca. A pesar de haber llegado más de dos horas tarde al recinto, la brevedad del combate le permitió a los espectadores regresar a sus hogares 30 minutos antes de Año Nuevo.