En una nueva entrega de «Necochenses Por El Mundo», nos comunicamos con Federico Sosa, un necochense que vive en Barcelona desde hace una década. Allí vive con su mujer, oriunda de España, y con su pequeño hijo que también es español.

Escuchá la nota completa:

Según comentó, llegó hasta allí para visitar a un tío que le insistía a su hermano para que se radique allá para trabajar como pintor. Federico fue en lugar de su hermano y nunca más volvió. «Se me hizo largo el viaje», dijo. Asimismo remarcó que no le costó abandonar su vida en Argentina para instalarse en «La Madre Patria». «Siempre fui una persona que tiene la idea muy clara. Cuando llegué acá se hace dificil alejarte de la familia, venir sin papeles, pero nunca tuve la idea en mi cabeza de volver. Aún hoy no la tengo», señaló.

Por otra parte, contó que al llegar trabajó en varios rubros. De mozo, de pintor, azafato en eventos y hasta vendió choripanes en una fiesta popular de Barcelona. Actualmente se desempeña como técnico en fibra óptica en una empresa de telecomunicaciones. Según explicó, consiguió el puesto jugando al fútbol con un grupo de amigos y al tener que desarrollarlo, no sabía cómo llevarlo adelante. «Hasta ese momento a los cables sólo los respetaba», comentó.

Fanático de Boca y de Juan Román Riquelme, Fede forma parte de la peña «Pasión Xeneize Barcelona», con la cual se junta a veces a mirar los partidos en un bar argentino. Su fanatismo por el histórico 10 de Boca hizo que participara de un documental que le rinde culto al futbolista. Tuvo la oportunidad de charlar con él cuando jugaba en el fútbol español e incluso lo invitó a su casamiento. Román no asistió, pero le envió una camiseta suya firmada.

Respecto al desarraigo, Fede remarca que no sufrió el desapego. No obstante admitió: «Lo que más extraño es tener a los afectos cerca los domingos».

 

Leave a Reply