Se trata de un dolor muy grande que viene soportando hace más de un año, pero ya se quedó sin ganas de luchar. El tenista escocés Andy Murray tomó la decisión que en 2019 colgará la raqueta.

El jugador de 31 años, que supo ser número 1 del ranking ATP y ganó tres torneos Grand Slam, rompió en llanto en una conferencia de prensa previa al Abierto de Australia cuando tuvo que explicar lo que vivió el último año tras ser operado operado de la cadera en enero de 2018.

“Estuve sufriendo durante un largo tiempo, un total de veinte meses. Hice todo lo posible pero el dolor no calma”, dijo el hombre nacido en Glasgow. “No quiero seguir jugando de esta forma”, agregó.

Puedo jugar con límites. Pero los límites y el dolor al mismo tiempo no me permiten disfrutar de la competición ni de los entrenamientos.

Murray señaló que solo volvería a operarse para tener una mejor “calidad de vida”, mientras que puso en duda hasta cuándo participará del circuito: su intención es retirarse después de Wimbledon, aunque dependerá de cómo se sienta. “Estaré en el Abierto de Australia y espero jugar en Wimbledon el último torneo de mi carrera. No sé si podré soportar el dolor en mi cadera durante cuatro o cinco meses más”, cerró.

Andy Murray jugó su primer torneo ATP en el año 2005. Un año más tarde se metió dentro del top 20 y consiguió su primer título ATP (torneo de San José) y en 2007 accedió al top 10, lugar de elite en el que se mantuvo por mucho tiempo.

En 2012 fue su gran despegue, cuando ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres y conquistó su primer Grand Slam: el US Open. En 2013 ganó por primera vez Wimbledon, logro que repitió tres años más tarde. En Río de Janeiro 2016 volvió a quedarse con el oro en tenis, mientras que cerró el año ganando el ATP World Tour Finals.

Leave a Reply