El número 1 mundial Novak Djokovic ganó por séptima vez el Abierto de Australia al batir a Rafael Nadal (N.2) con gran autoridad por 6-3, 6-2 y 6-3, en dos horas y 4 minutos, este domingo en Melbourne. De esta manera, se convirtió en el tenista con más coronas en el primer Grand Slam del año en un duelo que dominó de principio a fin, en el que Nadal ni siquiera pudo romper el saque del serbio.

Con esta victoria, el serbio supera con el título, los seis del suizo Roger Federer y del australiano Roy Emerson como jugadores con más títulos en Melbourne Park, y lidera ya en solitario esta lista.

Nadal, que cumplió diez años en esta edición desde su título cosechado en 2009 en estas pistas, había llegado sin ceder un solo set en las dos semanas, pero en la lucha por el título jugó dominado por Djokovic, sublime al servicio y con una gran seguridad durante todo el juego para ganar de principio a fin.

El serbio mostró desde el comienzo cuales serían sus intenciones para el resto del choque y ya en el primer set logró quebrar el saque de su rival para ponerse 3-0. Pese a la reacción de Nadal, se llevó el set por 6-3.

En el segundo parcial, Djokovic continuó por la misma línea y no se dejó intimidar por una versión más agresiva de Nadal. Se llevó el set por 6-2 con un gran tenis y dejando casi en ridículo al español, que nunca se sintió cómodo en la cancha.

En el tercer parcial las cosas no serían mucho más diferentes y Djokovic ganaría el partido casi sin despeinarse.

El serbio, quien igualó a Federer como jugador con más finales disputadas (7), se consagró como el octavo jugador en la historia en contar con siete títulos en uno de los cuatro Gran Slams.

En esta clasificación, Djokovic se estableció en la tercera posición por detrás del propio Nadal, quien cuenta con once coronas en Roland Garros, y Federer, poseedor de ocho títulos en Wimbledon.

Así mismo, el nuevo campeón del Abierto de Australia resultó, tras su sólida victoria, el primer tenista de la historia en el circuito profesional en conseguir tres coronas ‘Grand Slam’ consecutivas en tres ocasiones diferentes.

A pesar de la contundente derrota en la gran final, Nadal, que aterrizó en Melbourne tras cuatro meses sin competir como consecuencia de sus lesiones, firmó un digno torneo tras no ceder ningún solo set en sus anteriores rondas, en las cuales se enfrentó a rivales de la talla de Alex De Miñaur (27) o el griego Stefanos Tsitsipas (14).

Deja un comentario