Se hizo larga la noche en Roma con el partido entre Del Potro y Djokovic. No sólo por el demorado comienzo, sino que además los dos jugadores regalaron un partidazo en el polvo de ladrillo, que tuvo al argentino en un gran nivel, pero que tuvo problemas para cerrar el juego y el número uno aprovechó todas sus chances.

En apenas un minuto pasado de las tres horas de juego, el liderato del partido alternó, hasta que Delpo aprovechó un quiebre en el primero y selló el 6-4 que encaminaba hacia la semifinal. Más aún se iba a confirmar su avance con la llegada del tie break en el segundo, donde estuvo dos veces con chance de quedarse con el juego, y una de ellas con su saque.

En la primera que Djokovic pudo liquidarlo, no le tembló la muñeca y festejó con desahogo su llegada al tercero, que lo tenía bien posicionado desde lo físico. En este último parcial, batallaron y cuidaron su saque, hasta que el serbio dispuso de un quiebre letal en el sexto juego para encaminar su victoria y cerrar 6-4, con su primer chance de partido.

Ahora, en el horizonte de Nole está Diego Schwartzman, que dio uno de los batacazos ante Nishikori, y con quien disputará un mano a mano por la final del Masters 1000 de Roma. Del otro lado, Nadal y Tsitsipas se volverán a ver las caras como en semis de Madrid (victoria para el griego) y todos en la capital italiana sueñan con una final entre el 1 y 2 del mundo.

Deja un comentario