La Universidad de Michigan (Estados Unidos) se metió de lleno en una polémica: ¿qué nos pasa cuando queremos abandonar la comida chatarra? Pues, según ellos, podemos sentir síntomas correspondientes a la abstinencia, al igual que alguien que deja de consumir drogas.

Para analizar esto participaron 231 adultos que se abstuvieron de comer estas comidas altamente procesadas durante el último año. Se les pidió que comuniquen cualquier síntoma de abstinencia física o mental, al igual que las personas que intentan dejar la nicotina o la marihuana. Además, inquirieron si tuvieron éxito en la empresa y que definieran lo que entendían por “éxito”.

De acuerdo a los resultados publicados en la revista científica Appetite, los participantes dijeron experimentar tristeza, cansancio, antojos e irritabilidad en los primeros dos a cinco días después de renunciar a la comida chatarra. Estos síntomas desaparecieron con el correr de los días.

Según lo explicado por los investigadores, estas sensaciones se corresponden con el conocimiento general sobre la abstinencia. “Esto demuestra que la abstinencia puede contribuir a los motivos por los que a las personas les cuesta tanto disminuir la cantidad de comida chatarra que ingieren”, consideró Erica Schulte, autora principal del estudio, en declaraciones a medios extranjeros.

“Creemos que los hallazgos sientan una base inicial para determinar la importancia de la abstinencia, que podría apoyar la posibilidad de una ‘adicción a la comida’ en algunas personas”, completó. De todas formas, el estudio no realizó análisis físicos, como por ejemplo la evaluación de respuestas cerebrales.

El próximo paso será crear una herramienta que permita hacer un seguimiento en tiempo real, para “obtener mayor información acerca de los síntomas que se presentan y cómo cambia su intensidad con el tiempo”, concluyó Schulte.