Fueron 17 años de espera. Mucho tiempo en el que el equipo anduvo por más malas que buenas, incluso descendiendo al Federal A. Pero Talleres se recuperó, regresó a Primera y logró una histórica clasificación a la Copa Libertadores, que empezó con el pie derecho al ganarle 2-0 como local al poderoso San Pablo.

Esta es una llave que en la previa tenía como favorito al conjunto visitante, ya que obtuvo tres veces la Libertadores y perdió otras tres en la final, contra un conjunto que apenas la disputó una vez (en 2002) y no pasó la zona de grupos.

El primer gol del partido lo marcó Juan Ramírez, a los trece minutos del segundo tiempo con un zurdazo inatajable desde afuera del área, mientras que Tomás Pochettino puso cifras definitivas a los 42 con otro sablazo bajo y desde lejos, para euforia de un estadio que tenía a 45 mil hinchas exultantes.

El conjunto brasileño -tres veces ganador de la Libertadores- terminó el encuentro con diez jugadores por la expulsión de Hudson, a los 35 minutos del complemento.

Ahora, la vuelta de esta llave de segunda ronda será el miércoles 13 de febrero en San Pablo. Si bien no está cerrada, la T dio un gran paso para meterse en la siguiente fase, donde enfrentaría al ganador del cruce entre Palestino e Independiente Medellín (empataron 1-1 en la ida en Chile).

Deja un comentario