Boca comenzó su tercer torneo de la temporada con el objetivo de volver a levantar un título y con la ausencia de Carlos Tévez por lesión. Aún así, el entrenador Gustavo Alfaro dispuso una mezcla, con mayoría de los jugadores que no son habitualmente de la partida, acompañados por Lisandro López, Iván Marcone, Cristian Pavón y Mauro Zárate.

Del otro lado, Estudiantes de Río Cuarto buscó sumarse a la listas de las sorpresas en la Copa Argentina y dar el batacazo en el Estadio José María Minella, de la ciudad de Mar del Plata, donde hubo cerca de 30 mil hinchas xeneizes, pero no pudo.

En un principio de juego donde Boca no pudo hacerse de la pelota, el León tuvo las chances más claras pero no pudo poner en riesgo a Marcos Díaz y las pagó caro. Con un buen desborde de Zárate, la defensa rival se entreveró con la pelota y le sirvió el gol a Wanchope Ábila que estaba al acecho y puso el 1 a 0.

Cuando las cosas parecía complicarse para Boca, luego de una insólita jugada que de milagro no terminó en empate, el equipo de Alfaro se acomodó en el campo y comenzó a llegar en profundidad con Pavón y a generar peligro en el área de Peralta. Sin embargo, no fue hasta los 44 minutos que en la salida de un corner, Zárate aprovechó la desconcentración y con un zurdazo cruzado estiró la cuenta en un momento clave.

En un segundo tiempo en el Boca controló todas las acciones y se vio beneficiado por dos expulsiones en Estudiantes, dominó el juego y falló en la definición para estirar aún más a cuenta. Ahora, jugará ante Almagro por un lugar en octavos de final.

Leave a Reply