Riña de sábado por la noche: durante el partido que disputaron Los Angeles Lakers y Houston Rockets, una batalla campal terminó con tres jugadores expulsados… más Anthony Kiedis.

Sí, el cantante de los Red Hot Chili Peppers, que había asistido al debut como local de Lebron James en el Staples Center, insultó a un jugador de Houston Rockets. Cuando los exabruptos de Kiedis se hicieron demasiado notorios, el personal de seguridad intervino y lo obligó a retirarse del estadio de Los Angeles Lakers (podés ver el video al final de la nota).

La hecatombe, la debacle total, fue una seguidilla de hechos bochornosos que se desataron sobre el cierre del encuentro que los Rockets terminaron ganando por 124 a 115. Luego de una falta de Brandon Ingram (Lakers) a James Harden (Rockets) que fue discutida con los árbitros, Rajon Rondo (Lakers) y Chris Paul (Rockets) se trenzaron en una pelea que empezó con insultos, siguió con escupitajos y terminó con golpes de puño.

Aunque LeBron James enseguida separó a los jugadores, la cuestión se había desmadrado (por cierto: ¡Feliz día, madres!) y tres de los involucrados en la pelea (Ingram, Rondo y Paul) fueron enviados a los vestuarios. Según pudieron detectar algunas cámaras que estaban en el estadio, al momento en el que el jugador de los Rockets se retiraba, Anthony Kiedis, que estaba en primera fila y había asistido junto a Flea, saltó de su asiento para sumarse a los insultos de los fanáticos de los Lakers. Al momento en el que intentó acercarse a Chris Paul, un directivo de los visitantes le respondió, pero la cosa no pasó a mayores porque allí estaba el personal de seguridad para disolver el conflicto.

Ver esta publicación en Instagram

@chilipeppers @lakers ❤️💙🔥🌶

Una publicación compartida por Atiba Jefferson (@atibaphoto) el

Hasta el momento de redactada esta noticia, no se sabía cuáles serán las sanciones para los jugadores pero se estima que la NBA aplique suspensiones ejemplificadoras… que seguramente van a incluir a Anthony Kiedis.

Otras celebridades que estaban en el estadio, pero no participaron del escándalo, fueron: Jack Nicholson, Floyd Mayweather (menos mal), Kendall Jenner y Wiz Khalifa (que seguramente estaba demasiado relajado como para intervenir).