Retrospectiva en Expreso Rock: U2 Live at Red Rocks

Retrospectiva en Expreso Rock: U2 Live at Red Rocks

El concierto fue grabado en el Red Rocks Amphitheatre en Colorado, Estados Unidos, englobado dentro del la gira U2 War.

Escuchá la columna completa:

En mayo de 1984, se produjo el lanzamiento original en videocasete (Under a Blood Red Sky), y acompaño al álbum en directo de 1983 “Under a Blood Red Sky“, donde aparecen dos canciones del film. El video fue dirigido por Gavin Taylor y producido por Rick Wurpel y Doug Stewart.

Una edición remasterizada de la película, “Under a Blood Red Sky – Live at Red Rocks Deluxe“, fue lanzada en DVD en septiembre de 2008, con temas inéditos, coincidiendo con una edición remasterizada de Under a Blood Red Sky.

Origen de la gira:

En el año 1981, U2 estaban en embarcados en su gira Boy que promocionaba su álbum debut. Después de su concierto del 11 de mayo en el Rainbow Music Hall en Denver, el promotor de conciertos Chuck Morris llevó a la banda al Red Rocks Amphitheatre, un anfiteatro natural ubicado entre los acantilados de arenisca en las Montañas Rocosas.

Pero fue el manager de U2, Paul McGuinness, el que vio la luz. Desde hacía tiempo quería filmar al grupo en un concierto en video para resaltar su éxito como banda en directo, y para promocionar a U2 entre el publico en Estados Unidos. El promotor de conciertos Barry Fey, que gestiono los conciertos de U2 en el suroeste de los Estados Unidos, presionó con éxito para que Red Rocks fuera elegido como la localización de la película.

A principios del año 1983, McGuinness contacto con Malcolm Gerrie, productor de la serie televisiva británica The Tube, para comentarle la posibilidad de rodar un video de U2 en Red Rocks, y posiblemente un programa de The Tube. Gerrie inicialmente asumió que McGuinness estaba interesado en la grabación de un video de una sola canción, sin embargo, McGuinness esperaba grabar una película de una hora de duración. Debido a que The Tube no era un show planificado para una sola banda, Gerrie dijo que tendría que vender la idea al canal 4, pero McGuinness insistió en dar Gerrie los derechos para el video y dejar que el Canal 4 transmitiera el vídeo de forma gratuita.

Los costes de rodaje fueron estimados en 250.000 dólares, e incluían la iluminación de los acantilados, una unidad de grabación de sonido móvil, y un helicóptero para filmar las tomas aéreas. U2 invirtió alrededor de 30.000 dólares en el proyecto, con inversiones adicionales realizadas por Fey e Island Records.

Una compañía de producción conjunta llamada “U2 at Red Rocks Associates” fue fundada posteriormente para financiar el proyecto, y compartir las ganancias de los derechos de televisión y venta de video entre las tres partes. Los derechos de radio fueron vendidos a la NBC, para su inclusión en la serie de conciertos The Source.

La mezcla de sonido estuvo a cargo de Steve Lillywhite (productor de los primeros tres álbumes de estudio de U2). El sistema portátil con 24 pistas de grabación fue proporcionado por la compañía Effanel Music de Randy Ezratty y se utilizó debido a que un estudio convencional de grabación móvil no se pudo mover lo suficientemente cerca del escenario. La corporación de Fey, Feyline Productions, coordinado con su compañía de producción, TTS, gestionaron la grabación del vídeo. El director Gavin Taylor y el productor Gerrie de The Tube fueron seleccionados como director y colaborador de producción, respectivamente. Los productores locales Rick Wurpel y Doug Stewart, también se incorporaron al personal. Los planes originales de Taylor y McGuinness ‘eran para presentar el video en The Tube, pero los sindicatos se opusieron por su escasa representación en el equipo del concierto. Se llegó a un compromiso que permitía emitir 15 minutos del concierto en The Tube.

La preparación de “U2 Live at Red Rocks: Under a Blood Red Sky”

El mal tiempo del día del concierto en Red Rocks amenazó con cancelar el show. Una lluvia torrencial inundo la zona. El tiempo hizo que fuera muy difícil para los miembros del staff de U2 realizar el transporte de equipo hasta el anfiteatro. Y no solo eso, las condiciones también plantearon muchos problemas técnicos para los equipos de filmación y de montaje del concierto. Los fans que asistieron tuvieron que caminar a través de las montañas rocosas bajo la lluvia. Se estaba preparando un momento épico en la historia del rock.

Aproximadamente unos 20 fans ya estaban acampados en las primeras filas de Red Rocks, y Bono fue a hacerles una visita con un poco de café y té. The Alarm and Divinyls, los teloneros, cancelaron su actuación previa por razones de seguridad, y muchos fans pensaron que todo el concierto se había cancelado. El show estaba programada para las 6pm, y la banda tenía hasta las 1pm para decidir si querían realizar el concierto en otro lugar o arriesgarse a que el clima empeorara, y verse finalmente obligados a cancelar el concierto.

U2, McGuinness y todo el equipo presente creyeron que ya habían invertido demasiado dinero para cancelar el concierto, y pensaron que los fans que se habían desplazado hasta allí con el mal tiempo merecían tener su concierto. El Show debía continuar. Bono informó a los fans que estaban esperando que cuando entraran se colocaran lo más cerca del escenario posible, independientemente de la asignación de asientos en su ticket. Fey quería cancelar el show, pero estaba volando a California cuando se tomó la decisión de continuar. Después de llegar a Denver, Fey llamó al anfiteatro para preguntar a donde se estaba moviendo el concierto, sin saber que la banda había decidido continuar en Red Rocks.

Filmación del concierto:

Taylor tenía un equipo de seis operadores de cámara, tres de los cuales fueron seleccionados entre cineastas del área de Denver, trayendo Taylor a los tres restantes. Debido a la densa niebla y a la lluvia, muy poco material grabado desde el aire fue adecuado para la edición final. La mayoría de los operadores de cámara filmaron con las cámaras de mano. Las cámaras de video utilizadas provocaron que parte de la película se ‘quemara’ cuando enfocaban directamente a las luces. Como resultado, muchas de las escenas del concierto contienen lineas rojas cuando las cámaras se orientan a las luces del escenario. Taylor tenía una pasarela especialmente construida saliendo del escenario para “romper la brecha entre Bono y el público”, lo que permitió a Bono cantar más cerca de los asistentes, y quedando rodeado de fans por tres lados.

Antes de que U2 subiera al escenario, Fey presentó el concierto, haciendo una referencia al álbum en directo Hard Rain de Bob Dylan (1976). El concierto contó con 20 canciones, con un setlist idéntico al de varios conciertos anteriores de la gira. “Out of Control” abrió el conjunto principal de 16 canciones, que terminó con “Gloria”, y fue seguido por unos vises de cuatro canciones que terminaron con el clásico de U2 “40”. Principalmente se tocaron canciones del disco War (1983), así como material de los dos primeros álbumes de U2, Boy (1980) y October (1981). También se pudo escuchar “Party Girl”, una cara B del single “A Celebration” (1982), y “11 O’Clock Tick Tock” (1980).

Gran parte de la falta de publico en el anfiteatro de Red Rocks quedo disfrazada por la espesa niebla que había, así como por la estratégica colocación del público indicada por Bono. El clima era tan frío que salía vaho de la boca de los miembros de la banda, y The Edge tuvo dificultades para tocar la guitarra, porque sus manos se “congelaban”. Larry Mullen, Jr. siempre ha creído que el clima contribuyó a crear un ambiente espectacular para el concierto.

En “The Electric Co.”, Bono abandonó el escenario y se subió a un equipo de iluminación para mostrar una bandera blanca. The Edge ha comentado en alguna ocasión que Bono “le metió el miedo en el cuerpo” al escalar la plataforma, ya que estaba preocupado de que Bono sufriera una electrocución debida a la cercanía de los cables cercanos.

Bono dijo “buenas noches” a la gente en casi media docena de ocasiones para que el equipo de post-producción tuviera varias opciones de canciones con las que poner fin a la película. Entre bastidores, U2 se sintió decepcionado al ver que el publico no cantaba “How long to sing this song?” después de que la banda hubiera abandonado el escenario después de la última canción, “40”, lo que se había convertido en una tradición en todos los conciertos de U2. Sin embargo, el manager del tour Dennis Sheehan se escondió debajo del escenario y comenzó a cantar con el micrófono sin que nadie se lo dijera. A los pocos minutos, la multitud comenzó a cantar, y la película fue editada para ocultar el hecho de que este último coro del público fue organizado.

Dejá tu comentario

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta