Continúna el misterio sobre el avión desaparecido de Malaysia Airlines

marzo 18, 2014
Home / Internacionales / Lo que importa / Noticias
0 159 0
Continúna el misterio sobre el avión desaparecido de Malaysia Airlines

Una última información afirma que habría descendido hasta los 5.000 pies de altura para evitar ser detectado.

 

A la trama de misterio sobre el destino del avión de Malaysia Airlines desaparecido hace más de una semana, se suma que habría descendido hasta los 5.000 pies de altura para evitar ser detectado por los radares comerciales. El análisis de los datos del avión B777-200 de Malaysia Airlines revela que descendió unos 1.500 metros para desaparecer del mapa de los radares, mientras cambiaba de rumbo con destino a un paradero desconocido.

Los investigadores indican que este “enmascaramiento” habría servido a la aeronave para sobrevolar la bahía de Bengala y dirigirse al norte tierra a dentro.

Después de que el gobierno de Malasia anunciara el sábado que el Boeing 777 desaparecido una semana antes había sido deliberadamente desviado, las sospechas cayeron de inmediato en los pilotos de la aeronave. Por las operaciones posteriores al último contacto, quien quedó al mando tenía profundos conocimientos de la ruta y del funcionamiento del avión y eso puso a los líderes de la tripulación en el centro de la escena.

La policía malaya analiza la vida personal, la participación política y el pasado religioso de cada uno de los miembros de la tripulación y, a los allanamientos de sus casas, de dos días atrás, ahora se agrega las entrevistas a colegas, amigos y vecinos de Zaharie Ahmad Shah (53) y Fariq Abdul Hamid (27).

En las últimas horas se determinó que alguien desconectó los sistemas de comunicación, previo al último contacto que tuvo el capitán con la torre de control. Se presume que en el momento en que Shah dijo: “Todo bien, buenas noches”, alguien había decidido hacer lo que sucedería después.

Es un misterio saber qué sucedía en la cabina. Las líneas de la investigación no descartan que los pilotos pudieran ser obligados.

Tampoco se descarta una acción suicida. Lo cierto fue que los enlaces se cortaron entre el golfo de Malasia y el sur de Vietnam, justo en un área en la que podía estar sin contacto sin ser advertido de inmediato. Eso es algo que sólo los pilotos que realizan ese trayecto lo saben. Un aficionado o alguien con experiencia en aviones menores no podría saber exactamente dónde hacer la interrupción de las señales.

Con la información de que un satélite sobre el Océano Indico recibió una señal del avión 7 horas después de su despegue, el radio de dónde pudo haber caído se modificó: ahora son dos corredores aéreos, que pueden llevar a la nave a miles de kilómetros de su último contacto. Uno, al noroeste, hacia la frontera de Kazajistán y Turkmenistán; el otro hacia el Océano Indico. Los expertos coinciden en que el Boeing debió tomar la segunda opción. Allí, en el Indico, está una de las zonas más aisladas del planeta, con poca cobertura de radar. Si el avión tomó ese rumbo, pudo caer al mar y tardaría mucho tiempo en ser hallado.

 

Fuente//Clarín