Artista del Mes de Abril: Illya Kuryaki & The Valderramas

Artista del Mes de Abril: Illya Kuryaki & The Valderramas

0

 

Conociéndose desde muy chicos por la amistad de sus padres, en 1987, Dante Spinetta Zalazar y Emmanuel Horvilleur deciden formar junto a sus hermanos menores Pechugo (Emmanuel, Lucas, Guadalupe, Dante, Valentino y Catarina), una versión roquera de Menudo. Tenían 12 y 11 años, respectivamente, y ya demostraban su pasión por la música.

Fue en 1988 cuando Luis Alberto Spinetta, padre de Dante, decidió incluir en su disco \”Téster de violencia\” la canción \”El mono tremendo\”, en la que el estribillo es interpretado por Pechugo. Participaron el recital del Teatro Brodway, en donde interpretaron la canción, siendo elegida como la mejor del año según varias encuestas.

Ya para 1990 Emmanuel (hijo del fotógrafo Eduardo Martí) y Dante deciden alejarse de Pechugo y forman Illya Kuryaki & the Valderramas, nombre que proviene de dos divisiones: uno, el personaje de El Agente de Cipol y el otro, el eterno 10 colombiano Carlos Valderrama; representando lo blanco/sajón y lo negro/latino de su música.

Fabricaron Cuero con su primer disco, hacia 1991, en donde se sintetizan sonidos raperos, un nuevo oído para Latinoamérica. Fue toda una novedad, tanto para el público como para la crítica. Es que Illya Kuryaki no fue la primer banda en hacer hip hop, pero fue la que rompió esa barrera entre Latinoamérica y el rap. Si la mayoría de grupos de la movida hip hop (estilo Beastie Boys, Cypress Hill, Run DMC, etc.) tienen tres integrantes, ¿por qué no podían hacerlo dos, y además, latinos? Pero lo hicieron. Y no les fue nada mal.

Fabrico Cuero fue producido Luis Alberto Spinetta (participó con algunas guitarras) y grabado en sus estudios. Con el Mono Rozitchner en el bajo y Dante en las programaciones, se animaban a hacer rimas. Su música en un principio no fue muy bien aceptada, pero a pesar de eso insistieron y poco a poco se fueron metiendo en el gusto del público. Es que el oído argentino todavía no estaba demasiado seguro de que ese género que los Kuryaki cultivaban, les perteneciese.

En el mismo año debutan en el festival de La Falda, y son elegidos como grupo revelación en el suplemento Sí de Clarín. Al año siguiente compartieron escenario con L.A. Spinetta en Venezuela. Hoy en día reconocen las facilidades que tuvieron pero rechazan la atribución del éxito a sus padres: “Todo lo que tenemos lo conseguimos con los discos que grabamos, cuando éramos pibes hasta fuimos al programa de Tinelli”.

Abandonaron la escuela secundaria, decisión que no recomiendan: “Nosotros dejamos el colegio pero ya teníamos un segundo disco en la calle”. Internados en el estudio prepararon lo que sería su segundo disco.

En 1993 nace “Horno para calentar los mares”, con nuevo sello discográfico (PolyGram). Fue menos exitoso que el primero a pesar de ser más rico musicalmente (notándose la evolución en el sonido) y de tener varios temas conocidos. Es el disco más heavy que hicieron, el que les permitió salir a tocar en vivo, pero por supuesto no dejaron de lado las baladas características. Empezaron a grabar instrumentos ellos mismos, Dante guitarras y Emmanuel bajos, contó con la participación de Tweety González.
Debido a una decisión de la compañía discográfica, quien no vendiera más de 20.000 discos había que rescindirle el contrato. Horno vendió cerca de 15.000 y los Kuryaki se quedaron sin sello. Con los ahorros que tenían se metieron de lleno a grabar lo que sería su disco más exitoso.

En 1995 fundan Gigoló Productions y editan Chaco, grabado y mezclado en La Diosa Salvaje, presentándolo el 24 de noviembre en la provincia homónima. Chaco fue todo un éxito: vendió 250.000 copias, les permitió llenar un Obras (11/5/96), los abrió internacionalmente: es el disco clave en IKV, el despegue definitivo. Comenzaron a mostrar en sus videos su fanatismo por las artes marciales.

Con Chaco ganaron muchos premios, tales como mejor video y mejor banda. El éxito quedo demostrado con su próximo disco, Ninja Mental, el Unplugged de MTV. Grabado el 20 de abril de 1996, el Illya Kuryaki & the Valderramas Unplugged demostró la calidad del sonido en vivo. Hicieron versiones diferentes de temas conocidos e incluyeron dos nuevas canciones de estudio que anticipan el sonido del próximo trabajo.

Internados en EE.UU., prepararon Versus, un disco lleno de sexo espiritual y melodías dolorosas, fantásticas. Con arreglos de 50 instrumentos, la sección de vientos de Earth, Wind & Fire, y la producción de Tom Russo (Michael Jackson) coparon el Ocean Recording Studio (California) y el Battery Studio (Nueva York). El resultado fue un disco rico en sonido, excelentemente elaborado, saliendo a la venta en 1997.

El afiche que el 26 de junio de 1999 vestía Buenos Aires decía “A mover el coolo (se acaba la era)”. Pero sólo duró unas horas, cuando un funcionario (se supone el militar Ais) intimó a levantar los carteles del sello publicitario Universal pensando que era un escrache personal. El Sindicato de la Moral de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires amenazó con quitarle la licencia a la compañía discográfica si no quitaba los carteles en 24 horas.

Asi desaparecieron los carteles y apareció Leche, un disco único en latinoamérica, hecho de música negra, funk, mucho sexo, y con baladas kuryaki siempre presentes. Canciones transpiradas que reflejan el apocalipsis, “se acaba la era”, música para terminar el milenio. Contó con la colaboración del mítico Bootsie Collins (bajista Funkadelic), Tom Russo y Tom Tucker. Fue presentado en Cemento y otros lugares como el Teatro Maipo (19/12/99) y La Trastienda. El Leche Tour tuvo mucho éxito en México (30.000 copias vendidas), país que en los últimos años estuvo siempre abierto a la banda.

Como despedida y cierre a la década de una inmensa carrera musical los IKV editan el disco sucesor de Leche, “Kuryakistan”, con nuevas versiones de viejos temas, remixes y los hits más elocuentes de su carrera, más otros temas nunca editados en sus discos.

La muerte de su mánager José Luis Miceli (el tercer Kuryaki) fue un golpe muy profundo para la banda. Según ellos, la separación era algo necesario, como para tomar un nuevo camino y emprender nuevos proyectos.

Los siguientes diez años permanecen separados, construyendo sólidas carreras como solistas (Dante como beat-maker y MC, y Emma enfocado en encontrar la canción pop perfecta), y en 2011 anuncian su regreso a los escenarios y al estudio, donde entre febrero y junio de 2012 graban un nuevo disco, “Chances”, co-producido entre IKV y el once veces ganador del Grammy Rafael Arcaute (Calle 13, LAS), recreando juntos “la mística Kuryaki” con un arsenal funk-rock.

En 2014 sale su segundo álbum en directo y el primero en DVD: “Aplaudan en la luna”. Se grabó en concierto que el dúo hizo en el Estadio Luna Park en agosto de 2013.

A cuatro años de su regreso, los Kuryaki vuelven a la carga con nuevo material. L.H.O.N (La Humanidad o Nosotros) es el nombre de su nuevo disco de estudio, del cual se conocieron tres adelantos: “Gallo Negro”, “Estrella Fugaz” y “Sigue”, señalado este último como el corte de difusión oficial del disco.

“Una de las novedades es que volvimos a la canción, a esas baladas que sabemos que nuestro público le gusta. En este disco hay cuatro temas que tienen esa cosa bien marcada de las canciones lentas”, afirmó Emmanuel, mientras que Dante señaló: “Habíamos adelantado que este disco iba a ser más musical y ‘Sigue’ es un primer acercamiento a esta nueva etapa de Illya Kuryaki en ese aspecto. Es una canción muy linda y que tiene un espíritu muy profundo”

Illya Kuryaki & The Valderramas está de vuelta, y con nuevo disco. ¿motivo suficiente para ser nuestro Artista del Mes?

Claro que sí.

 

Articulos similares

Dejá tu comentario

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta