Ricardo Tapia: “Grabar un disco y venderlo, tan importante como la Revolución...

Ricardo Tapia: “Grabar un disco y venderlo, tan importante como la Revolución Rusa”

0

La posibilidad de un ciudadano de grabar un disco, editarlo y venderlo desde su casa es tan importante para mí como la Revolución Rusa. Está en ese nivel. Ha cambiado el mundo de una manera que los jóvenes no se dan cuenta. Lo negativo es menos importante que lo positivo porque fue una descolonización de la música, que antes era de las compañías y ahora es de quién la hace”, explicó el músico en una entrevista con Télam.

La Mississippi trabaja en “Criollo”, un nuevo disco de estudio, que será lanzado en abril próximo y del cual ya se anticiparon tres canciones, entre ellas la que le da título al álbum.

Mientras la banda planea un festejo para el 2018 por sus 30 años de vida, tras un nuevo anticipo de canciones previsto para marzo, dará a conocer este nuevo disco que servirá de excusa para volver a recorrer el país, un tour que esta noche a las 22.30 tendrá un aperitivo en el Teatro Radio City de Mar del Plata (San Luis 1750).

En una extensa charla, Tapia habló sobre el proceso de producción del nuevo álbum y analizó distintos aspectos relacionados con los nuevos modos de producir música y sus consecuencias.

¿Cómo se fue armando este nuevo disco?
“Criollo” es un disco que se fue armando en las giras. Nosotros usamos mucho las pruebas de sonido para componer porque la sala de ensayo, después de 30 años de tocar, no me genera nada, es un depósito de gente con equipos. Me divierte más hacer las pruebas de sonido y tomar tiempo para hacer cosas y sacar ideas. Y las letras me gusta escribirlas en las combis. Me gusta escribir en movimiento. Así se fue haciendo el disco. Ya hay algunas canciones colgadas, entre ellas “Criollo”, que yo digo que es una mezcla de Argentino Luna y Johnny Cash, porque a mí me gusta escribir como hablo, no me gusta cantar “oye, nena”. En “Criollo” hablo un poco de eso, de estar pegado al camino y escuchar lo que la gente dice.

¿Hubo alguna influencia de su anterior disco (“Clásicos inoxidables”)?
No, porque trabajamos sobre una estructura que ya veníamos aplicando, pero a nivel técnico nos abrió al panorama y algunas de esas cosas las volvimos a aplicar en este disco. Experimentamos en lo sonoro, no en lo estilístico.

¿Cuáles son los límites que se pone La Mississippi a la hora de experimentar?
El nivel experimental que usamos tiene un límite en los gustos estéticos. No creo que vayamos a traspasar eso, pero quien escuche este disco va a encontrar un trabajo de ambiente diferente, algo más relajado en lo sonoro. Tenemos una estrategia respecto a eso. Por ejemplo, cuando más fuerte es un tema, menos cosas tiene que tener, más simple y conciso tiene que ser. Para que un tema sea poderoso, no tiene que molestar el sonido. Ese es el experimento que estamos haciendo en este disco, que suene poderoso y a la vez placentero.

En ese sentido, ¿qué papel juega la experiencia reunida en todos estos años de trayectoria?
Cuando pasan los años, uno se simplifica en todo porque ya de por sí es una carga tener más años. Lo barroco te lo da la edad y toda tu artística se tiene que alivianar.

 ¿Esto se refleja también en las letras?
Las letras van cambiando con los años porque los discos representan la edad de uno, lo que uno vive, va viendo. Las letras van creciendo con las personas.

¿Cómo es adaptó a las nuevas maneras de producir y consumir música en la sociedad?
Antes hacer un disco era como ingresar a la primera de River. Antes un ciudadano común no podía hacer un disco. Tenías que conocer a alguien, pasar un montón de etapas en las que no tenías ningún control. La posibilidad de un ciudadano de grabar un disco en su casa, editarlo y venderlo es tan importante para mí como la Revolucion Rusa. Está en ese nivel. Ha cambiado el mundo de una manera que los jóvenes no se dan cuenta.

¿Los aspectos positivos de todo esto son más fuertes que los negativos?
Sí porque fue una descolonización de la música. Antes, la música era de las compañías y ahora es de quién la hace. El poder y los plazos que se ponen los jóvenes son diferentes.

¿Cuáles considera que son los aspectos negativos?
Es la caja de Pandora, que se abrió y ya no se puede cerrar. Hay un hipertiroidismo cultural porque todos quieren hacer todo. Como que todos quieren pasar por el agujero de la misma aguja y no se puede. Hay que entender también que hay una selección natural. A veces, hay un aburrimiento que no permite discernir.

¿Cómo afecta esto a la creación artística?
La música son doce notas. Mozart, Beethoven y vos usan las mismas notas, las misma alturas. La música no tiene problemas, el problema es la aproximación a la música. Nosotros tratamos de privilegiar el sonido real y lo que el músico sabe tocar. Que se escuche lo mismo que suena cuando enchufás el instrumento. A veces, una mala decisión arruina un disco. Hay un viejo dicho que sostiene que una gota de orina en un tonel de vino, es un tonel de orina. Hay que tomar la decisión correcta en cada disco.

Fuente: Telám

Dejá tu comentario

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta