“One More Light” el nuevo álbum de Linkin Park

“One More Light” el nuevo álbum de Linkin Park

0

Linkin Park es una de las bandas que más se ha renovado a lo largo del tiempo. Empezó con un sonido new metal, crudo, con guitarras distorsionadas, un rap con métricas perfectas y scratchs que dibujaban detalles sobre todas sus canciones. A medida que pasaron los años, todo eso se fue dejando atrás, dando lugar a sonidos más tecnológicos y computarizados, a más sintetizadores y programaciones. Es una banda buscó el cambio en cada uno de sus discos, no para complacer a su público (que en realidad, no quería que cambie), sino para saciar un deseo interno del grupo: no estancarse en un mismo sonido. Hoy, después de 17 años de carrera, Linkin Park estrena su séptimo disco de estudio, según sus propias declaraciones en la última edición del Maximus Festival, el más controversial de su historia.

“One More Light” dura alrededor de 35 minutos que se dividen en 10 canciones. En él, cada letra marca la esencia de Linkin Park. Es un material sumamente retrospectivo, con líricas que ayudan a comprender que los problemas que uno puede tener, también los han tenido otros. Reflexiones que permiten que el público adolescente se renueve disco a disco.

Comienza con Nobody Can Save Me y ya desde el principio se identifican sonidos que no se habían escuchado antes en canciones de la banda. Por ejemplo, usan samples de voces para marcar la melodía, como ya lo ha hecho Skrillex o artistas de Dubstep. Este sonido se repite a lo largo del disco en canciones como Battle Symphony o Sorry For Now.

Good Goodbye es el único tema con rap de todo el disco, y se puede decir que es el que más “olor a Linkin Park viejo” tiene. En él rapean Mike Shinoda y dos invitados de lujo: Pusha T y Stormzy. Aquí se respeta la estructura de estrofa rapeada y estribillo cantado que acostumbraba a hacer la banda, pero que actualmente está haciendo cada vez menos.

El resto de las canciones parecen definir la esencia del disco: baterías electrónicas, Chester o Mike cantando melodías muy tranquilas y colchones de sonidos que acompañan la voz. En canciones como Talking To Myself y One More Light, se pueden distinguir guitarras acústicas que aparecen acompañando, o incluso algún riff muy minimalista.

Invisible sorprende con sintetizadores graves, ochentosos, que parecen salir de una película de Carpenter. Luego nos tranquilizamos con la voz de Mike recitando frases como: “If you ever feel invisible, I won’t let you feel that now”. Este tipo de declaraciones se encuentran a lo largo de todo el álbum, la poesía de Sorry For Now es un buen ejemplo de ello: “I’ll be sorry for now, that I couldn’t be around, sometimes things refuse to go the way that we planed”.

Es muy significativo que One More Light, la canción que le da nombre a esta nueva producción, también sea la más suave de sus piezas. Insinuando tal vez que éste es el camino que van a seguir, o por el que se sienten más cómodos en este momento. “Who cares if one more light goes out, well I do”, canta Chester acompañado de un piano mientras su voz se pierde hacia el final de la canción.

El disco termina con Sharp Edges, el tema más distinto de todo el disco. La acústica y la melodía de las voces tienen una onda country – folk. La letra, por su parte, acompaña haciendo referencia a los consejos que la madre de Chester le dio alguna vez: “We all fall down, we live somehow, we learn what doesn’t kill us makes us stronger”.

One More Light parece ser la desembocadura después de la transición por la que la banda pasó a través de los años. Aunque quizás esto nunca pase y la banda siga cambiando como siempre lo ha hecho, adaptándose a nuevos sonidos. Si bien este es un disco con letras que respetan la esencia que Linkin Park tiene desde hace 17 años, si en él quisieramos encontrar algo que nos recuerde a la naturaleza sonora de “Hybrid Theory” o “Meteora”, estamos buscando en el lugar equivocado.

Dejá tu comentario

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta