Su guitarra fue fundamental en el sonido de los Beatles. También, tuvo una destacada carrera como solista.

El 29 de noviembre de 2001, la muerte sorprendió a George Harrison en Los Angeles rodeado de sus seres queridos. Un cáncer terminó con su vida. Tenía 58 años. “George fue una persona hermosa. Siempre dijo lo que pensaba”, reconoció Paul McCartney al enterarse de la trágica noticia.

El beatle silencioso. Así se lo recuerda. Junto a la banda de Liverpool aportó canciones que agrandaron su figura y su nivel musical (fue difícil estar al lado de la dupla creativa Lennon-McCartney). Desde muy chico se sintió atraído por las canciones que llegaban al puerto de Liverpool desde los Estados Unidos. El rock cambió su vida para siempre.

Fue Paul, amigo desde chico, quién lo sumó a The Quarrymen. La gran prueba fue en un colectivo de dos pisos. John escuchó al joven Harrison tocar el tema “Raunchy” y lo incorporó a la banda.

Con tranquilidad y capacidad consiguió su lugar en el mundo musical. Muchos lo recuerdan como el guitarrista de flequillo parado delante de Ringo Starr. Cada integrante tenía su personalidad : John era el cerebral, Paul el medido, Ringo el gracioso y George un enigma.

Harrison contó que durante la grabación de la segunda película “Help” descubrió la música de la India. Luego de terminar una escena en un restaurante indio se puso a jugar con unos instrumentos . Se sintió atraído por el sonido de un sitar. No dudó y se fue a comprar uno.

Esto marcó un cambio en su vida musical y espiritual. Fue guiado por Ravi Shankar, el gran maestro de la India, quien le enseñó todos los detalles del instrumento. Se lo puede escuchar en el arreglo de “Norwegian Wood” de Rubber Soul. Fue el encargado de embarcar al grupo a una experiencia espiritual junto al Maharishi Mahesh Yogi. Después llegarían las polémicas.

Las mujeres cumplieron un papel importante en su vida. Se casó con la modelo Pattie Boyd pero al tiempo ella se quedó con su amigo Eric Clapton. Pero buscó otra vez al amor y se enamoró de la mexicana Olivia Arias. De esa relación nació su hijo Dhani.

Luego de la separación del grupo, George le dio rienda suelta a su carrera solista. All things must pass (1970) lo llevó por el buen camino. Un año después organizó el popular festival solidario a favor de las víctimas de las inundaciones en Bangladesh.

También, sufrió el precio de la fama cuando fue atacado con un cuchillo cuando una persona ingresó a su casa. Pero, finalmente, un cáncer se quedó con su vida. Nosotros, con sus canciones.

Cinco canciones para recordarlo:

“While My Guitar Gently Weeps”

Formó parte del Álbum Blanco (1968) de los Beatles y cuenta con la participación de Eric Clapton como músico invitado.

“Something”

Otra mágica creación de Harrison para los Beatles. Fue lanzada en 1969 y formó parte del disco Abbey Road. Fue la primera canción escrita por George en aparecer en el lado A de un simple de la banda inglesa. John Lennon y Paul McCartney la eligieron como una de las mejores canciones del guitarrista. Varios cantantes la versionaron. Hasta Frank Sinatra la interpretó en vivo.

“Here Comes The Sun”

Un clásico de los Beatles, compuesto por George Harrison, y que también podemos encontrar en Abbey Road.

“My Sweet Lord”

Fue su primer éxito como solista. Formó parte del disco All Things Must Pass (1970). El músico fue demandado por la similitud del tema con con el tema “He’s So Fine”, compuesto por Ronnie Mack y grabado por The Chiffons. En 1976, la sentencia confirmó que Harrison había plagiado inconscientemente la canción.

“Give Me Love (Give Me Peace on Earth)”

Fue el corte principal de su disco Living in the Material World de 1973. Llegó a los primeros lugares de las listas británicas y en los Estados Unidos.

Dejá tu comentario

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta