Florence Welch: “Mis canciones se volvieron talismanes, como conjuros”

Florence Welch: “Mis canciones se volvieron talismanes, como conjuros”

1

La cantante de Florence and the Machine habla de su nuevo LP, de desnudarse en Coachella y engañar a Neil Young

“Tuve que desmoronarme un poquito”, dice Florence Welch acerca de How Big, How Blue, How Beautiful, el primer disco de Florence and the Machine en cuatro años (el anterior había sido Ceremonials, en 2011). En el período que desembocó en el disco, Welch, nacida en Londres hace 28 años, atravesó una ruptura difícil con su novio y salió demasiado de fiesta.

“Sin la estructura de hacer tours tienes que enfrentar tu propio caos”, dijo hace poco en una entrevista. Y contó que una noche Taylor Swift le dio un consejo que le resultó revelador. “Taylor me dijo que debía cantar sobre las cosas que pasan en mi vida.” Unos días después, compuso “What Kind of a Man”, un track en el que la galería de voces suenan como una catarsis, una acumulación de furia y despecha contra su ex novio. “Estaba en un purgatorio con este hombre. Y me pregunté: ‘¿Por qué seguimos haciéndonos esto?’.”

Ahora, Welch no sólo tradujo sus momentos difíciles en su disco emocionalmente intenso, sino que también dejó de beber durante las sesiones. “Tenía una existencia muy monacal”, dice. “Iba en bicicleta al estudio, volvía, leía, comía, me iba a la cama. Era como estar convaleciente. Pero fue realmente mágico.”

Hiciste un set tremendo en Coachella, y también te rompiste el pie. ¿Qué pasó?

Bueno, les dije a todos los que estaban en el público que se sacaran la ropa. Veníamos haciendo eso en los shows anteriores, y mi guitarrista me venía jodiendo porque yo no me sacaba la ropa. Así que dije: “A la mierda, ¡tengo que hacerlo!”, y empecé a sacarme la camisa. Después pensé: “Tengo que bajar [con el público], con todos los demás que estén desnudos”. Y pegué un salto particularmente rápido y duro, y fue como “¡Mierda!”. Logré volver a saltar de vuelta al escenario, y ahí es donde me encontró mi guardia de seguridad, colapsada detrás de un amplificador, en corpiño.

Muchas de las canciones de tu disco nuevo tratan sobre estar en una relación con alguien que se está alejando de vos…

Tuve que vivirlo. No se lo deseo a nadie, pero cuando hacés algo con eso, entonces es para eso que lo viviste, creo. Mis canciones se volvieron talismanes, como conjuros que escribiste y que son para vos. Y podés llevarlos con vos.

Te tomaste un año antes de hacer el nuevo disco. ¿Qué hiciste?

Se suponía que iba a ser un gran año. Pero en su lugar, me vi involucrada en una cosa muy confusa. Estaba intentando descifrar qué me podía hacer feliz. ¿Salir de fiesta? ¿Una relación? La ruptura me obligó a enfrentarme con mis propios demonios.

¿El alcohol era uno de esos demonios?

Definitivamente. Cuando estás de gira, está todo dado para que caigas en esa situación tan poco recomendbale. Podés ir de ciudad en ciudad, de hotel en hotel, y mientras los shows estén buenos, todo parece que está realmente bien… Pero no podés tener esa actitud en el resto de tu vida. Cuando estás tratando de vivir y amar en una situación sin agenda ni planes, es como que pensás: “Mierda, no paro de arruinarlo. ¿Qué estoy haciendo?”.

¿A qué te referís con “arruinarlo”?

Aparecer en MTV News borracha. Una noche hice una fiesta enorme en casa. Me emborraché mucho, y nos pasamos al bar que hay a la vuelta. Yo no tocaba hacía mil años y había una banda tocando ahí, y mis amigos me empezaron a enchufar shots, así que subí al escenario. Dos días después me llama mi manager. Alguien me había filmado cantando y gritando y tomando shots. Y terminó saliendo en MTV News. Yo pensé: “¡La puta madre!”.

Sos conocida por tus atuendos alocados. ¿Es difícil que se te ocurran nuevos?

Ahora estoy tratando de simplificar. Yo considero que lo que te ponés dicta cómo tocás. Así que pienso que quería asegurarme de que me sentía lo más libre posible en ese momento. Pensé en Nick Cave, en cómo él se sube a un escenario de traje. Intentamos alejarnos de los disfraces. Me gusta la idea de romper los límites entre mi yo real y mi yo artístico, y ser lo más cruda posible.

Solías intentar comunicarte con espíritus cuando eras más joven, ¿no?

Bueno, siempre me escapaba y me metía en cementerios cuando era más chica. Hay algo estimulante en estar tan cerca de la muerte. Y cuando tenía 17 años, un chiquito salió de los arbustos en el funeral de mi abuela. Yo pensé: “Voy a simular que soy un fantasma”. Tuvimos una pequeña charla antes de que volviera a los arbustos. Después pensé: “Mierda, ¿de dónde salió ese chico? Quizás él era un fantasma”.

Tocaste en el Bridge School Benefit de Neil Young el año pasado. ¿Pudiste conocerloa él?

Sí. Neil tiene una energía increíble. Me dijo que cuando escuchó mi disco pensó que yo era un hombre con una voz aguda [risas]. Me dijo: “Yo vivo en las montañas. No sé mucho de los medios ni de lo que está pasando. Pensé que eras un hombre llamado Florence. Y pensé: ‘¡Hey, eso es bastante punk!'”. Yo le dije: “Gracias, Neil. Me gusta. Muchas gracias”.

Dejá tu comentario

Loading Facebook Comments ...

1 Comentario

Deja una respuesta