El debut oficial de Chano como solista en la Argentina tendrá lugar este martes a las 20:30 en el Parque Camet de Mar del Plata, a modo de preparativo para la única fecha prevista en Buenos Aires para 2018, el 3 de mayo en el Luna Park.

Después de varios años de carrera, ¿sigue habiendo nervios al presentar un proyecto nuevo?
Sin dudas. Es mi primera presentación en mucho tiempo y lo vivo con mucha intensidad porque hace mucho que no tocaba. Me hace sentir muy realizado: armar un equipo de casi 20 personas, armar un grupo que suene, salir a tocar, ponernos en sincronía juntos… Para mí, el hecho de poder realizar esto es increible.

En marzo pasado, en el Lollapalooza, decías que te atraía la propuesta de The Weeknd, de “salir con una secuencia y bancar el show con el micrófono solo, sin nadie”. ¿Qué quedó de esa idea?
Me acuerdo de que me preguntaron cómo iba a tocar y no tenía claro qué formato iba a usar. De hecho, en ese mismo festival, me fui a ver a The Weeknd y… algo me dijo que no, que tenía que salir con una banda nueva. Quiero salir con una secuencia y con sintetizadores, pero necesito la presión de un baterista, de un bajista tocando ahí, porque es lo que siempre sentí cuando toco las canciones.

¿Cómo fue el proceso de selección de la banda? Todos tienen un recorrido bien distinto entre sí, de Andrés Calamaro o GIT a Daniela Herrero…
Lo conozco hace mucho tiempo a Martín Pomares, que es el director musical, y a través de él conocí al resto del grupo. Tenía ganas de que la base del grupo ya viniera tocando junta, no quería armar bajo, batería y guitarra de cero, porque es muy difícil encontrar el feeling entre los músicos. A veces esa energía nace porque sí, en algún lugar, y ya sabía que en este grupo venía tocando Martín con Cristian [Borneo, baterista] y con Pablo [Ielasi, bajista]. Me pareció muy bueno que la base de bajo, guitarra y batería ya estuviera sonando desde hace dos años. Son del Oeste, en el Oeste se toca muy bien, y son muy genios.

Y, a partir de esa base, sumar en función de lo que necesite la banda.
Exacto. Sumamos a Nano [por el guitarrista y tecladista Mariano Campoliete], porque se achicó la Bersuit… Nano es un multiinstrumentista impresionante. A último momento también sumamos a Juan Bruno, que es el productor de “Claramente” y de “La noche”, y a Manu Pineda, que aporta unos sintes alucinantes junto con las secuencias. La idea es que todo sume y aporte al proyecto.

¿Hay un hilo conductor entre canciones tan disímiles como “Naistumichiu”, “Claramente” o “La noche”?
La locura (se ríe). No, pienso que cada canción es como un universo. Por ejemplo, cuando pensaba en Clara sólo podía pensar en ella y… lo que trato de hacer, “single by single”, es ofrecerle a las personas un universo y un montón de historias que tal vez en un disco no se aprecian. Ya no puedo hacer discos.

O sea que la idea de hacer un álbum convencional está descartada.
Totalmente, porque estoy ajustándome a los tiempos de la gente, no a los tiempos de la industria. La gente quiere la música ahora en el celular y se la doy de esa forma. Me siento cómodo, me encanta Spotify, me encanta YouTube, me encanta todo.

¿No te queda apego por los discos? ¿Ni siquiera los de otros artistas?
Bueno, algún disco que tengo, sí, no querría perderlo. Tengo discos, tuve discos, compré discos toda mi vida; nací en la generación del disco, no soy millennial, tengo 36. Pero si me preguntás… la verdad que no, no tengo ese apego. “¿Tenés apego por esas medias que se usaban hasta acá?” (se señala las rodillas) No, tampoco. No tengo ni apego por mis propios discos, por los que hice yo. Es más, podrían desaparecer, que no me importaría.

Como un lastre.
Borges decía que es mejor que la obra desaparezca, que los brotes instantáneos de arte son los que importan. Después, lo que queda guardado por ahí… son sólo un montón de cosas.

¿La atención a la estética de los shows o los videoclips ocupan el lugar del arte del disco?
Sí, me ayudan a mostrar lo que quiero contar. Para cada uno de los clips tengo que traer al director desde Ecuador, que es Juan Chappa. Es un genio y es mi amigo, y le ponemos mucho amor al video. Estamos muchas horas juntos, hablamos y lo editamos. El nuevo video es alucinante, y creo que ese trabajo queda plasmado ahí.

Entrevista realizada por Silencio.

Dejá tu comentario

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta