Brandon Flowers: “Todavía creemos en el rock”

Brandon Flowers: “Todavía creemos en el rock”

0

El líder de The Killers anticipa su show del próximo fin de semana en San Isidro.

Los caminos del Lollapalooza Argentina y Brandon Flowers volverán a encontrarse. En 2016 el cantante vino en formato solista para reemplazar, sobre la marcha, la sorpresiva baja del hiphopero fumón Snoop Dogg. Ahora regresará al festival pero al frente de The Killers, quienes tocarán en el país después de cinco años de ausencia y con el repertorio renovado: van a mostrar las canciones de Wonderful Wonderful, su quinto álbum de estudio, editado en septiembre pasado. “Cuando era chico anhelaba ser parte de los festivales más grandes del mundo… incluso antes de tener una banda de rock. Así que pertenecer a una gira tan importante como la del Lollapalooza es un gran premio para aquel niño, que todavía llevo adentro”, dice Brandon al teléfono desde Salt Lake City, donde vive actualmente. Suena tranquilo y descansado: está en un bache del largo tour que retomaron unos días más tarde a través de Europa (Noruega, Alemania, Holanda, Luxemburgo, Bélgica y Francia) antes de recalar en América Latina (antes de Buenos Aires, se presentarán en Costa Rica).

Nacido bajo los incandescentes neones de Las Vegas, el grupo tomó parte del carácter y el desenfado grandilocuente de la ciudad de los pecados para adoptarlo y adaptarlo a su sonido. En poco tiempo se convirtieron en uno de los números más grandes para ver en vivo, a fuerza de hits cargados de brillantina (Mr. Brightside, Somebody Told Me, ambos de su aclamado debut Hot Fuss, de 2004) y el carisma de Flowers montado sobre la base potente le cuida las espaldas: Ronnie Vannucci (batería), Mark Stoermer (bajo) y Dave Keuning (guitarra). “Me encanta estar de vuelta girando con la banda después de un par de años de hacerlo solista. Trabajamos mucho para estar en la ruta y creo que eso es lo que nos diferencia de muchas de las bandas de nuestra generación, que ya no existen o cambiaron muchas veces de formación. Incluso es un valor que no lo veo en muchas de las bandas más jóvenes. Nuestra ética está basada en el trabajo duro y en que todavía creemos en el rock”, define Flowers.

-¿Y cómo es ser parte de una banda de rock en una época en la que el hip hop, el trap y el EDM dominan los rankings?

-(Se ríe) Es cierto, es un momento extraño para formar parte de una banda de rock and roll, un género al que muchas veces dieron por muerto. Está bueno que la gente ahora esté en búsqueda de otras cosas, otras experiencias que tienen más que ver con las fiestas, con el baile multitudinario, pero yo nunca voy a hacer ese tipo de música. Además, son muchos los que todavía siguen comprando una entrada para vernos en vivo: en definitiva, el rock siempre gana.

-Hay una paradoja con respecto a “Wonderful Wonderful” y es que es un disco en el que de cierta forma vuelven a sus raíces. Cuando surgieron, fueron considerados “la más británica de las bandas norteamericanas”, pero ahora están sonando más americanos que nunca. ¿Qué pasó?

-(carcajada) Amo tanto la música británica como la americana, pero a partir de mis 25 años (nota: ahora tiene 36), comencé a prestarle mucha más atención a íconos de la canción nuestra como son Bruce Springsteen, Tom Petty y Tom Waits. Ellos cambiaron mi ecuación y mi educación musical; por ende, cambiaron las estructuras de las futuras canciones de The Killers, que solían estar más influidas por la música inglesa. Si bien seguimos teniendo un importante componente británico, ahora fluctuamos en un mix de ambos sonidos.

-También hay un fuerte componente “ochentoso” en la música, con esos power chords, el uso de los sintetizadores…

-Sí, y es lógico porque yo nací en 1981, con todos aquellos “nuevos sonidos” copando las radios; también con la música que me pasó mi hermano mayor, desde The Cure hasta New Order. Y todo eso es, definitivamente, parte de mi adn. Lo mismo le pasa a los chicos de la banda y es algo que no tratamos de esconder ni hay manera de que podamos escapar de eso, pese a que siempre miramos hacia el futuro a la hora de grabar música nueva.

-¿Qué significa el caracol en el desierto que decora la portada del disco?

-Cuando pones la oreja en un caracol, escuchás el sonido del mar: yo lo entiendo como un símbolo de esperanza. Es, también, una analogía que hice respecto a un episodio que sufrió mi esposa: ella padece de depresión, derivada de un trauma que tuvo de niña. Poco antes de grabar el disco, a ella se le agravó su patología y decía sentirse como un desierto, desamparada y desolada, pero también con la esperanza de que algo mejor estaría por venir, de que le llegaría un regalo del cielo. Entonces ahí aparece el caracol en el desierto, con la esperanza de oír el océano y de sentir el agua.

-¿Quién es “The Man”?

-(Se ríe) En esa canción, el primer corte del disco, estoy hablando de mí mismo cuando tenía 23, 24 años, acerca de mi entendimiento sobre lo que significaba ser un hombre. Para mí, el rol del hombre en aquel momento tenía que ver con traer el pan a la casa, ser el más macho de todos y ese tipo de cosas ridículas. Pero con el tiempo me fui dando cuenta de que ser un verdadero hombre es aquel que es guiado por la compasión, la empatía. En la canción rivalizo con el tipo que era en aquel entonces: un ser arrogante, despectivo, omnipotente. Durante mucho tiempo quise limpiar esa imagen: sigo aprendiendo, pero creo que voy por el camino correcto.

-En los últimos años en Argentina, como también en muchos otros países, las mujeres tomaron las calles para manifestarse en contra de la violencia machista. ¿En qué te inspiraste para componer “Run For Cover”?

-Tengo hermanas que fueron abusadas y violentadas por sus parejas, pero la canción no se trata de ninguna mujer en particular. En realidad, es para darle aliento a una mujer a que salga de una relación tóxica. Creo que estamos en el mejor momento para prestar atención a ciertas actitudes machistas que podamos tener e ir dejando atrás la violencia contra la mujer. Solo así nos estaremos moviendo en la dirección correcta. Me parece bien, y al mismo tiempo doloroso, que las mujeres visibilicen esa lucha ganando las calles.

 

Fuente:Clarín

Dejá tu comentario

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta