La Selección argentina dio el gran batacazo en el Mundial de básquet y eliminó a Serbia, uno de los grandes favoritos, por un contundente 97 a 85. El equipo nacional hizo un partido perfecto con un buen trabajo en defensa, en donde se mostró muy sólido, contra un plantel con varios NBA. Campazzo y Scola fueron los grandes jugadores del partido.

El equipo albiceleste venía de vivir un logro importante en su camino a ser uno de los mejores del mundo: ayer, tras la victoria de Estados Unidos sobre Brasil, tenía sellado el pasaje a Tokio 2020, el primer objetivo con el que llegó a este certamen.

El conjunto conducido por el bahiense Sergio Hernández irá por la gloria y el sueño de lograr un título que solo consiguió en el primer Mundial, como local, en 1950. El viernes se enfrentará con el ganador del cruce entre Francia y Estados Unidos.

Liderado por la experiencia de Luis Scola (39 años), más la desfachatez de los valores como Facundo Campazzo, Nicolás Lapprovitola, Nicolás Brussino y Gabriel Deck, Argentina sigue invicto en el torneo con seis victorias consecutivas.

El subcampeonato en Indianápolis 2002 fue la última vez que Argentina se subió a un podio mundial, por eso el equipo posGeneración Dorada tiene un tinte diferente e invita a volver a creer que es posible.

Deja un comentario