Por el lado del conjunto catalán, la ausencia del francés Ousmane Dembélé, quien tiene una lesión en el muslo izquierdo, no alteró los planes de Valverde y puso de arranque al brasileño Philippe Coutinho para acompañar en el ataque a Lionel Suárez y Luis Suárez.

Del otro lado, el elenco inglés no cuenta con Roberto Firmino ni con su estrella, el egipcio Mohamed Salah, y en la delantera aparecen los nombres de Shaqiri y Origi para acompañar a Sadio Mané.

Precisamente, el último de estos dos reemplazantes fue el encargado de despertar al público de Anfield Road con el primer tanto en apenas 7 minutos, ante una patriada de Henderson que exigió a Ter Stegen y en el rebote, el belga puso el 1 a 0.

En 18 minutos y tras sentir el golpe, Barcelona se despertó. Primero Lionel Messi exigió a Alisson por arriba y luego Coutinho tuvo la suya contra su compatriota. Finalmente, el peligro terminó con un disparo desviado del crack argentino que salió junto a un palo.

En un comienzo de segundo tiempo cargado de emociones como los primeros 45 minutos, Alisson y Ter Stegen salvaron a su equipo pero en una ráfaga el recientemente ingresado Wijnaldum sacudió todo Anfield en dos minutos.

Primero, el holandés anticipó por abajo para el segundo gol y apenas unos segudos despúes, tras un centro, puso el 3 a 0 que estira la llave al alargue y dejó a ambos equipos de clasificación y del alargue hasta que llegaron los últimos 10 minutos de juego.

En una excursión de Liverpool al ataque, logró un corner por derecha y en una viveza, Alexandr Arnold hizo el tiro de esquina rápido y Origi durmió a la defensa de Barca para poner el cuarto y darle la clasificación provisoria a la final.

Deja un comentario