La banda necochense volvió a reafirmar el gran momento musical por el que atraviesan, con su público local como testigo.

 

Ya no sorprende. No sorprende la convocatoria, ni las banderas, ni las gargantas del público cantando a viva voz. No sorprende el ambiente que se respira, que pese al promedio joven de los asistentes nunca falta la familia, ni los pequeños que cada vez son más fans “del plan”.

Sin embargo cada show pareciera el primero, para descubrirlos, para emocionarse, para disfrutar de cada propuesta. Y la de este sábado no fue la excepción. Con Vosque Dagua como banda invitada (Sebastián Andersen confesó que verlos en vivo lo motivó a formar el grupo) El Plan de la Mariposa se reencontró con su público, ese que los vio nacer y crecer musicalmente y que dice presente en cada recital mostrando un apoyo incondicional.

Los liderados por Nahuel Sabino subieron como estaba anunciado luego de las 21 para ponerle efervescencia a una noche fría afuera, contrastando con la temperatura adentro, que iba in crescendo. Con un puñado de canciones Vosque cumplió con su trabajo, recibiendo a través del aplauso el reconocimiento a lo hecho.

Pasadas las 22 llegó el momento y los hermanos Andersen, Andres Nör y Julian Ropero se apoderaron de un escenario que les es cada vez más propio, con “La Bisagra” como punto de partida. Luego vendrían “La Vida Cura”, “Mar Argentino”, “Calle Mantra”, “La Lanza de mi fe” y “Romance con el Desapego”.

Apenas seis canciones bastaron para alcanzar el clima de fiesta y celebración musical que se viviría el resto de la noche. Y tanta efervescencia necesitaba de la calma de canciones como el cover de Kase O “Libertad”, “Cruz del Sur”, “El paraíso de los sueños”, “Ella es Agua” y “Niño Abuelo”, está última en la versión que hicieran en su momento junto a Lisandro Aristimuño.

Promediando el show llegó el primer momento especial de la noche, luego de “Abrime los ojos”. Seis banquetas fueron dispuestas en el escenario (Ropero sentado sobre un cajón peruano) para que la banda interpretara un set acústico que incluyó “Semilla del alma”, “Bajón de domingo”, “Navegantes” y “Viajo con el sol”.

El último tramo del show tenía más momentos especiales por delante. Uno de ellos fue la presencia de Qki Dones como invitado a “tirar” un par de rimas en “Agua Salada”, canción propia grabada con El Plan, y la gran sorpresa de Martino Gesualdi, otro embajador musical de la ciudad, participando con su trombón en “ La Cobardía”.

El final llegó con “Te Quiero” y el infaltable protagonismo de “Beto” Nör y su bajo, “Mi jagger”, “Como decir que no” y el cierre con “El Riesgo”. Otro recital había pasado, otra noche de música, baile, canto, “agite”. Como se pudo leer en redes sociales, el Centro Vasco por una noche fue Danés, y El Plan de la Mariposa se apoderó de él. Otra noche más para recordar.

 

 

 

Deja un comentario