Hoy comienza un torneo de estrellas y millones de euros.

Todavía se escuchan los ecos del grito “Campeooooones, campeoooooones / olé, olé, olé” de la final de Cardiff. Todavía late el abrazo de Zinedine Zidane con Cristiano Ronaldo, los dos vencedores, las dos caras más visibles del Real Madrid campeón de la Champions League, en aquel encuentro decisivo ante la Juventus, hexacampeón de la Serie A. Aquel triunfo bajo el cielo de Gales resultó un hito: por primera vez desde el Milan en 1990, un equipo logró defender con éxito el título en la máxima competición del Viejo Continente. Más: la Casa Blanca se quedó con tres de las últimas cuatro Orejonas -como llaman en España al trofeo más deseado- y ya suma doce. La lectura es sencilla: el Real Madrid es el dueño de la historia y de este tiempo. Por eso, esta edición de la Champions League tiene un rasgo que la distingue: todos quieren destronar a ese rey vestido de blanco y de gloria.

“Road to Kiev” (camino a Kiev) ya se comienza a leer -por distintas ciudades de Europa- en los afiches que promocionan la competición que más millones y estrellas congrega. Sucede que la capital de Ucrania será la sede de la gran final de esta temporada, prevista para el 26 de mayo.

A esa cita quieren llegar todos. Pero se sabe desde hace más de una década que la Champions no ofrece lugar para los asombros en su encuentro decisivo. El éxito del Porto de José Mourinho, en 2004, asoma como la última revelación. Pero ya no habrá más título posible para equipos como Estrella Roja (campeón en 1991) o como Steaua Bucarest (vencedor del Barcelona en el encuentro decisivo de 1986, en el Santiago Bernabéu). Ahora, existe una relación directa entre presupuesto y capacidad de acceso a las instancias finales. Casi sin excepciones.

En consecuencia, aparecen los candidatos previsibles: los dos gigantes de España (el Real y el Barcelona), el luchador Atlético del Cholo Simeone, la Juventus, los dos titanes de Manchester (el City de Pep Guardiola y el United de Mourinho), el Chelsea campeón de la Premier League, el infaltable e infatigable Bayern Munich y el nuevo rico universal, el París Saint Germain. No hay casualidad: todos ellos aparecen en el top 3 de sus países entre los clubes que más invirtieron en el último mercado de pases, el más loco y desmesurado de todos los tiempos.

En este contexto, con 32 participantes, la fase de grupos comenzará hoy con ocho encuentros. En el Grupo D, en el Camp Nou, habrá un partido que bien podría ser la gran cita de la última semana de mayo. Desde las 15.45 (hora argentina) se cruzarán Barcelona y Juventus. Entre ambos suman 17 finales disputadas. La Vecchia Signora es un especialista en fallar en el último día: perdió siete veces en el partido definitorio. Olympiacos-Sporting de Lisboa completará la primera fecha de ese grupo.

Será un martes de súper acción: el PSG, que invirtió más de 400 millones en renovar su delantera con Neymar y con Kylian Mbappé, y que está obsesionado con esta competencia, se presentará en Glasgow ante el Celtic, el primer club británico en obtener la Copa de Campeones, en 1967. Por este mismo Grupo B, Bayern Munich -vencedor de las últimas cinco Bundesligas- recibirá al Anderlecht.

Por el C, Chelsea recibirá al intruso de la competición, el Qarabag, primer equipo de Azerbaiján en acceder a esta instancia. Y el Atlético de Madrid comenzará su participación con un encuentro clave: ante Roma, en el estadio Olímpico.

En tanto, por el A, el Manchester United -campeón de la última Europa League- volverá a la Champions: en Old Trafford, recibirá al Basel. Y en el estadio Da Luz, Benfica jugará ante el CSKA Moscú.

El miércoles será el día del regreso a escena del Real Madrid. Tras su pretemporada perfecta (ganó las dos Supercopas: la de Europa al United; la de España al Barcelona), con siete títulos en un año y medio del ciclo Zidane, comenzará su camino en su casa frente al APOEL Nicosia, en ese Grupo H que completan el Borussia Dortmund y el Tottenham Hotspur de Pochettino.

 

Dejá tu comentario

Loading Facebook Comments ...

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta