Boca y River quedaron a un paso de cruzarse en semifinales de la Copa Libertadores. El triunfo del Millonario 2-0 ante Cerro Porteño en el Monumental le allanó el camino. El Xeneize también tiene un pie y medio en la próxima instancia, ya que en la ida goleó 3-0 a Liga en la altura de Quito. Esa eventual llave del Superclásico se jugaría el 2, 3 o 4 de octubre (ida) y el 22, 23 o 24 del mismo mes (vuelta).

A pocos meses de la final en Madrid, que marcó la historia de las dos instituciones, hay grandes posibilidades de otro choque entre Boca y River en el torneo más importante del continente. Ambos equipos afrontarán la próxima semana la vuelta de cuartos de final: si la superan, volverán a verse en la Libertadores tras la final de Madrid. En ese caso, el partido de ida se jugará en el Monumental y la revancha, en La Bombonera.

Boca superó los octavos de final al eliminar a Athlético Paranaense y quiere dejar en el camino a Liga. En la ida, en Quito, hizo muy bien su trabajo y, salvo una derrota histórica en La Bombonera (el miércoles), estará en semifinales. El equipo de Gustavo Alfaro incluso puede perder 2-0 y avanzar de ronda.

Por otro lado, River dejó en el camino a un rival muy complicado como Cruzeiro en octavos y ahora lucha con Cerro Porteño en cuartos. Este jueves consiguió una buena ventaja y en una semana viajará a Paraguay.

La final de la Copa Libertadores se jugará el 23 de noviembre en Santiago de Chile, a partido único.

Deja un comentario