Mucha expectativa había en torno a este regreso de Charly García al Luna Park. No es un escenario más para el gran artista: hay que recordar momentos memorables como el «Adiós Sui Generis» (1975) o las presentaciones de sus discos Clics modernos (1983) o Piano bar (1985). La última presentación del músico en el mítico teatro porteño había sido en 2012, en el marco de su trabajo 60×60.

En esta oportunidad, García se presentó con su espectáculo «La torre de Tesla», que ya pasó por Buenos Aires, Córdoba, Rosario, y hace unos meses, estuvo en Chile, siempre con entradas agotadas. Una vez más gozó de la compañía de su sólida banda formada por Kiuge Hayashida, Toño Silva, Carlos González, Rosario Ortega y el Zorrito Fabián Quintiero.

Pasadas las 21, se corrió el telón del Luna para darle la bienvenida a Charly. Y fue con una sorpresa: Nito Mestre dijo presente para recordar un tema de Sui Generis, «Instituciones». La noche ya prometía mucho. El artista, desde su sillón rodeado de teclados, dirigió a la perfección a sus músicos y llevó al público a un recorrido por varios de sus himnos. Con la gigante torre montada en el centro del escenario, más pantallas a los costados, su obra fue tomando otra dimensión y tocó la fibra más emocional de cada uno de los presentes.

«De mi», «La máquina de ser feliz», «Rivalidad», «Lluvia», «Otros» (estos cuatro temas de su último disco Random), y los ya clásicos «Yendo de la cama al living», «Cerca de la revolución», «Demoliendo hoteles» y «Nos siguen pegando abajo (Pecado mortal)» coreadas por todos. «Sos un maestro» le gritó un fan al que el músico le respondió con rapidez: «Vos sos un alumno».

Otro momento importante fue la presencia de Pedro Aznar para recordar el clásico de Serú Girán, «No llores por mí, Argentina». «No es un invitado si nunca se fue», dijo García al presentar al reconocido bajista. Nito volvió más tarde para hacer una versión de otro tema de Sui Generis, «El día que apagaron la luz», del disco Sinfonía para adolescentes de 2000.

«Parte de la religión», «Ojos de videotape», «King Kong», «El aguante», «Canción de 2×3» y «Rezo por vos» -la maravillosa composición en conjunto con Luis Alberto Spinetta- sonaron en la emotiva noche. El cierre llegó con «Total interferencia», después de casi una hora y media de show. Se bajó el telón y se escuchó la voz de Charly decir: «Muchas gracias». El público le respondió con un cálido aplauso con la respuesta interna de «gracias maestro por otra gran noche».

Fuente:TN

Deja un comentario