El uso de smartphone sigue creciendo. En América Latina, más de dos tercios de la población está suscripta a servicios móviles, según datos de GSMA. Y así como crece la penetración del celular, también aumentan los intentos de ciberataque por esa vía.

De acuerdo con un informe de WatchGuard, durante el cuarto trimestre de 2018, se registró una alta incidencia del troyano bancario Exobot, un malware que busca robar información bancaria de dispositivos con Android.

La técnica que más se usa para ingresar a los dispositivos móviles es el phishing. Así se llama a los diferentes artilugios, basados en ingeniería social, que usan los ciberdelincuentes para lograr que sea el mismo usuario el que descargue un archivo malicioso a su equipo.

Estos engaños sirven para infectar a los dispositivos con distintos tipos de malware. En estos días, por ejemplo, está circulando un engaño por WhatsApp que invita a los usuarios a ingresar a un link para cambiar el color que se ve en la aplicación.

El anzuelo que suelen usar los criminales son promesas de ofertas, beneficios, o acceso a aplicaciones premium. En otros casos se recurre a la sextorsión o se envían mails solicitando al usuario que valide supuestas credenciales de acceso a una cuenta en una red social.

Cómo saber si el equipo está infectado

Existen algunos indicios que pueden delatar que el móvil fue afectado por algún tipo de malware. Aquí, los más importantes:

1. Lentitud. Si el equipo funciona más lento de lo habitual podría ser un indicador de que ha sido afectado o intervenido de algún modo. Cabe destacar que esto debe considerarse un indicio, si el cambio se produjo de un día para otro y no de manera gradual, ya que en ese caso podría responder a un desgaste natural del equipo. Si a esto se suma un sobrecalentamiento del móvil, es posible que haya un malware haciendo uso de los recursos del dispositivo.

2. Consumo excesivo de batería. Si la batería comienza a consumirse con mucha rapidez, hay que estar alerta. Ocurre que el malware lentifica el equipo y necesita de muchos recursos porque se ejecuta, de manera constante, en segundo plano. De ahí que la batería se consuma con mayor rapidez y que también se note una mayor lentitud y sobrecalentamiento del dispositivo, tal como se mencionó anteriormente.

3. Aplicaciones desconocidos. Ciertos tipos de malware descargan aplicaciones sin que el usuario lo sepa. Por eso, ver apps que no se reconocen, podría ser un síntoma de que algo no anda bien.

4. Anuncios en ventanas emergentes. Si empiezan a surgir, de un momento a otro, anuncios invasivos, en formato de pop ups o ventanas emergentes, es posible que se haya instalado algún adware en el móvil, sin tu consentimiento.

5. Mensajes extraños. Existen algunos tipos de malware que fuerzan al celular a enviar mensajes de SMS o por WhatsApp a toda la agenda de contactos. Esto lo hacen para viralizar algún enlace o archivo con contenido malicioso. También es probable que el mismo usuario afectado por malware reciba, de manera recurrente, mensajes solicitando que ingrese a determinado sitio o provea algún dato personal.

6. Ruidos en la comunicación. Si se sienten ruidos frecuentes durante la conversación telefónica es posible que el móvil haya sido intervenido o bien que el software esté afectado.

7. Alto consumo de datos. Si se nota que el consumo de datos incrementa de manera radical, es posible que el celular haya sido comprometido. Probablemente otro dispositivo esté utilizando la cuota de datos para transmitir información del celular de la víctima hacia su propio equipo.

Qué hacer en estos casos

1. Hay que revisar si hay aplicaciones instaladas que no se reconocen. En caso de que así sea, es necesario eliminarlas. También es posible iniciar el celular en «modo seguro» para verificar esto. En Android es posible hacer esto siguiendo los pasos mencionados en esta nota.

2 Actualizar el software.Es fundamental contar con la última versión del sistema operativo del móvil. El usuario recibe un mensaje cada vez que hay una nueva actualización disponible. Hay que asegurarse de descargar siempre esa actualización porque incluye parches y soluciones a vulnerabilidades reportadas.

3. Si nada funciona, entonces hay que hacer una copia de respaldo de al información y restablecer los valores de fábrica del dispositivo. Esta opción se encuentra disponible dentro del menú de Ajustes del móvil.

4. Tener instalada una solución de seguridad que emita alertas cuando encuentre algún contenido sospechoso.

5. Evitar conectarse a una red wifi pública porque no son sistemas seguros y el dispositivo queda expuesto a posibles riesgos.

6. Solo descargar aplicaciones de las tiendas oficiales.

7. Evitar descargar archivos o ingresar en links que llegan por mensaje, WhatsApp o correo. Pueden ser intentos de phishing.

Deja un comentario